Vuelta #83

Quiero volver a leer un mensaje tuyo a las cinco de la mañana aunque vayas borracho y digas solamente verdades. Porque entonces sí bajaré al portal a buscarte y te sujetaré la cabeza mientras vomitas en mi baño que la última vez follamos aquí encima. 

Te vi hace dos lunas llenas en el reflejo de un coche que pasó lo suficientemente cerca como para mojarme con mi propio charco de lágrimas. A la mañana siguiente estaba cubierta de sal y alguien (que no eras tú) me chupaba el cuerpo mientras daba sorbos de un tequila barato. 

Dices que nunca vas a volver, pero siempre encuentro la manera de hacerte venir. Digo que nunca más te voy a llamar y siempre encuentras el momento exacto para callarte y que tenga que hablar yo. Aunque hayan pasado meses de nuestra última vez. 

A veces creo que se te olvida que nos hicimos marcas de nacimiento para no olvidarnos nunca. Y otras me arrancaría la piel y le daría la vuelta para que a ninguno de esos pliegues los hayas tocado nunca. 

Tengo el tiempo a mi favor y tú lo vas perdiendo por el camino de vuelta a casa. Porque siempre acabas yéndote por donde has venido. 

Pero espero que algún día te mires al espejo y te dejes ver a ti mismo la persona que un día me sacó el corazón del pecho y me mostró que ahí lo tenía. Porque después de hacer la mudanza no he vuelto a saber de él.

Te volverás a ir, pero esta noche te llamo yo y te invito a una pelea improvisada en mi casa. Mientras se me ríen los huesos porque al final siempre vuelves. 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s