Ya no te (des)espero

Mientras me descosía las heridas he visto a las sábanas de la cama colgarse por la ventana.
He incluido en mi desayuno unas pocas de Vitaminas T, E, O, D, I, O y he reorganizado la habitación pisando la línea imaginaria que no nos dejaba llegar el uno al otro.
Lo he llenado todo de sangre y ahora tendré que limpiarlo también.

Puedes irte.

Con todas las letras, con el punto y la P mayúscula.
Así me dejaste marchar, como quien libera a un pájaro del cielo y lo guarda en una jaula.
Tú que me creíste libre si no era contigo.
Yo que me encontré herida en mitad de todo.

No entendiste una mierda cuando te expliqué que había más tiempo dentro de tu habitación que en la universidad y el trabajo.
Que siento que muero cada día
mientras tú sigues haciéndote el tonto como si no pasara el tiempo.

La paciencia es un don que te otorgan al nacer
cuando te dan un palo en el culo
y esperan a que llores o te atragantes.
Yo me atraganté contigo.

Pero si te pican mis manías
rasca por donde has venido
y sigue probando suerte.
Puedes ser el héroe
que se salvó de esta loca.

Yo fingiré seguir andando
por donde van todos
los que olvidan que van a morir.

Algún día te encontraré
mirándote morir
recordando como te decía:
Gástame como quieras
mientras sea junto a tu tiempo.

Entonces comprenderás lo que significaban para mi cinco minutos más.
Mirarás a tu alrededor y verás que quizás no merecía tanto la pena dejarme ir.
Que era bonito levantarte y encontrar entre tus manos un tiempo extramío.
Y espero que entonces no te levantes de la cama y llames al trabajo,
diles que también quieres que te paguen por el tiempo que te roban allí y si no lo hacen vuelve la cabeza hacia el otro lado y sigue durmiendo.

Yo estaré bailando encima de una nube.
Mirando por la ventana de un piso cien
o escuchando los latidos del pecho de alguien que me mira sonreír.
Porque después de ti me di cuenta que lo único que seguía conmigo era el tiempo.
Todo mi pasado, este presente y cualquier futuro.

Anuncios

9 respuestas a “Ya no te (des)espero

  1. Un texto precioso. “escuchando los latidos del pecho de alguien que me mira sonreír.” Esas personas se lo pierden, porque lo único que tenemos es el tiempo y él es el único que pone las cosas en su lugar.

  2. Increíble; hay que saber apreciar lo suficiente el tiempo, como para no desaprovecharlo cuando decidimos compartirlo…

    Saludos =)

  3. Que bonito haces el dolor, o soy masoquista. Los días son una caldera que se traga sentimientos, hay que generar de más para alimentarla en el tiempo. El amor se vuelve matrimonio y la revolución burocracia, porque aún no se ha fabricado la batería que mantenga la energía del primer dispar. Un placer haber llegado aquí.

    Saludos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s